Judit y Holofernes
David y Goliat
Castigo de Amán
Serpiente de bronce

Las grandes pechinas colocadas en los ángulos de la bóveda, narran cuatro episodios de la milagrosa salvación del pueblo de Israel, que se pueden interpretar como prefiguraciones del Mesías, ya que testimonian la constante presencia de Dios en la vida de su pueblo y la perpetua renovación de la promesa de Redención. Éstas se colocan, por lo tanto, como eslabón entre las historias de la bóveda y las de las paredes.