Colecciones OnlineMuseo Gregoriano Etrusco

Sala I. Protohistoria

Sala II. Tumba Regolini Galassi

Sala III. Bronces

Sala IV. Piedras (epígrafes y escultura)

Salas V y VI. Terracotas arquitectónicas y votivas

Salas VII y VIII. Orfebrería etrusca y romana

Sala IX. Colección Guglielmi

Salas X y XI. Urnas cinerarias de época helenística

Sala XII. Colección Bonifacio Falcioni

Sala XIII. Sarcófagos figulinos de Tuscania

Sala XIV. Antiquarium Romanum, bronces y platas

Sala XV. Antiquarium Romanum, terracotas, cristales, marfiles

Sala XVI. Antiquarium Romanum, Ager Vaticanus

Salas XVII y XVIII. Colección de los Vasos, cerámica corintia, lacónica, ática de figuras negras

Sala XIX. Colección de los Vasos, cerámica ática de figuras negras y rojas

Sala XX. Colección Astarita, cerámica griega y etrusca

Sala XXI. Colección de los Vasos, cerámica ática de figuras rojas

Sala XXII. Colección de los Vasos, cerámica italiota y etrusca de figuras rojas

El museo fue fundado por Papa Gregorio XVI en 1837 y reúne preferentemente objetos que a partir de 1828 fueron hallados en las excavaciones de las antiguas ciudades de la Etruria meridional (actualmente Lacio septentrional), y en aquel entonces incluidas en el Estado Pontificio. Tras la desaparición de dicho Estado, en 1870 cesan las competencias territoriales del museo, que ya no se verá enriquecido con materiales procedentes de excavaciones, sino exclusivamente con esporádicas adquisiciones de colecciones arqueológicas, todas ellas ya existentes y de extraordinaria importancia: la adquisición de la Falcioni (1898), las donaciones de Benedetto Guglielmi en 1935 y de Mario Astarita en 1967 y la adquisición de la de Giacinto Guglielmi en 1987. En el museo se encuentran presentes materiales de los períodos comprendidos entre el s. IX y el I a.C., desde la edad de hierro hasta la progresiva y definitiva fusión de las ciudades etruscas en la estructura del estado romano. La milenaria historia del pueblo etrusco está representada por cerámicas, bronces, platas y oros que documentan una floreciente artesanía y una peculiar civilización artística. Parte integrante del museo es una gran colección de vasos griegos, aunque fueron hallados en las necrópolis etruscas, y de vasos italiotas (realizados en las ciudades helenizadas de Italia meridional), que permite recorrer la historia de la pintura antigua a través de célebres producciones de alfareros y ceramógrafos. Anexa al museo etrusco se halla una sección dedicada a las antigüedades romanas (Antiquarium Romanum), procedentes de Roma y Lacio, con bronces, cristales, terracotas arquitectónicas y cerámica de uso común. El museo se encuentra hospedado dentro del Palacete de Inocencio VIII (1484-1492) y del anexo edificio de la época de Pío IV (1559-1565), donde se pueden admirar partes importantes de la decoración original, entre las cuales se destacan los frescos de Federico Barocci y Federico Zuccari (1563) y de Santi di Tito y Niccolò Circignani delle Pomarance (1564).

Principales monografías (en italiano)