Sala I. s. XII-XV

Sala II. s. XIII-XV

Sala III. s. XV

Sala IV. s. XV-XVI

Sala V. s. XV

Sala VI. s. XV

Sala VII. s. XV-XVI

Sala VIII. s. XVI

Sala IX. s. XV-XVI

Sala X. s. XVI

Sala XI. s. XVI

Sala XII. s. XVII

Sala XIII. s. XVII

Sala XIV. s. XVII

Sala XV. s. XVIII

Sala XVI. s. XIX

Sala XVII. s. XVII

Sala XVIII. s. XV-XIX

El 27 de octubre de 1932 se inauguraba la nueva Pinacoteca Vaticana en el edificio expresamente construido por el arquitecto Luca Beltrami según los deseos y las directrices de Pío XI. Surge en una parte del Jardín Cuadrado del s. XIX, aislado y rodeado completamente por avenidas, en una plaza que se ha considerado apta para dar las mejores condiciones de luz en relación con la correcta conservación de las obras, así como una óptima valorización estética de las mismas. De esta manera se daba por resuelta la vieja cuestión concerniente a la exposición de las pinturas, trasladadas continuamente dentro de los Palacios Apostólicos frente a la falta de una sede adecuada a su importancia. Una primera colección de sólo 118 valiosas pinturas fue creada por el papa Pío VI alrededor de 1790, la cual duró poco ya que, tras el Tratado de Tolentino (1797), algunas de las obras de arte más importantes fueron transferidas a Paris. La idea de una Pinacoteca, considerada en sentido moderno como exposición abierta al público, surge sólo en 1817 tras la caída de Napoleón y la consiguiente restitución al Estado de la Iglesia de gran parte de las obras de su pertenencia, según las directrices del Congreso de Viena. La colección ha seguido creciendo durante el tiempo mediante donaciones y adquisiciones hasta alcanzar el núcleo actual de unos 460 cuadros, colocados en las dieciocho salas según criterios cronológicos y de escuela, por parte de los llamados Primitivos (siglos XII-XIII) al s. XIX. La colección incluye algunas obras maestras de los mayores artistas de la historia de la pintura italiana, de Giotto al Beato Angélico, de Melozzo da Forlì al Perugino y a Rafael, de Leonardo a Tiziano, el Veronés, Caravaggio y Crespi.