Biga arcaica

Biga arcaica

de la finca de "Roma Vecchia".
550-540 a.C.
Bronce laminado y fundido, en reconstrucción leñosa moderna.
Inv. 20829

La biga, descubierta hacia fines del s. XVIII, entró a formar parte de las Colecciones Vaticanas en 1804, siendo vendida por Antonio Pazzaglia, famoso grabador de piedras duras, que había cuidado su restauración según la lógica del mercado anticuario de su época, ensamblando partes originales y heterogéneas por cronología y procedencia. Una reciente restauración ha permitido reconstruir la biga iniciando de los pocos elementos originales seguros. La estructura leñosa, ya no conservada, ha sido reconstruida gracias a los fragmentos supérstites del revestimiento de bronce y con la ayuda de los datos surgidos del estudio de vehículos parecidos procedentes de las excavaciones o representados en objetos antiguos de la misma época. Un valioso ejemplo de bronces es la contera en forma de cabeza de águila que revestía el extremo del timón, acabado en frío con cincel y punzón.