Monumento funerario con Adonis agonizante

Monumento funerario con Adonis agonizante

Tuscania.
Segunda mitad del s. III a.C.
Terracota polícroma.
Altura máx. 62,0 cm; longitud 89,0 cm; anchura 40,5 cm
Inv. 14147

El famoso monumento fue hallado en 1834 durante las investigaciones realizadas por los hermanos Campanari. En él se encuentra representado el mítico joven cazador que yace en el lecho, herido a muerte. La escena patética está realizada con esmero, sea porque proporcione una cierta relación con las últimas vicisitudes del difunto, sea porque el tema fuese uno de los preferidos relacionados con el mito griego que, desde el s. IV en adelante, pueblan la visión etrusca del más allá. A menudo se ha descrito erróneamente como urna cineraria; en realidad, se presenta como un objeto acabado en su conjunto, sin cavidades aptas para albergar cenizas. En su interior se cruzan en forma de damero, unos tabiques de terracota con función estructural. Los orificios presentes en la superficie aseguran la ventilación homogénea de la arcilla durante la desecación y la cocción. Se trata evidentemente de un coronamiento que solía ponerse encima de la caja de una urna cineraria.