Martirio de San Erasmo

Martirio de San Erasmo

Nicolas Poussin
(Les Andelys 1594 - Roma 1665).
Martirio de San Erasmo, 1628-1629.
Lienzo al óleo.
320 x 186 cm
Inv. 40394

El Martirio de San Erasmo es el primer encargo público de Nicolás Poussin en Roma, ciudad a la que el pintor francés se había trasladado en 1624. Realizada para el altar del transepto derecho de la Basílica de San Pedro, en el que se guardaban las reliquias del Santo, la pintura permaneció en ese lugar hasta el s. XVIII, ocasión cuando fue reemplazada por una pareja en mosaico y trasladada al palacio pontificio del Quirinal. A raíz del Tratado de Tolentino fue llevada a París en 1797 y tras su devolución, entró a formar parte de la Pinacoteca Vaticana de Pío VII (1820).
El retablo del altar, inicialmente encargado a Pietro de Cortona, pasó en 1628 a Poussin, quien lo realizó dentro del año siguiente, siguiendo los dibujos preparatorios ya elaborados por Cortona.
La pintura representa a Erasmo, obispo de Formia, mientras sufre el martirio durante las persecuciones de Diocleciano en 303 d.C.
El pintor representa al mártir en primer plano, un sacerdote que indica la estatua de Hércules (el ídolo pagano que Erasmo se había negado de adorar sufriendo por ello el martirio en la plaza pública), un soldado romano a caballo encargado de la ejecución, el verdugo que saca el intestino haciéndolo enrollar alrededor de un árgano de marinero, un fragmento de arquitectura clásica y ángeles que bajan hacia la víctima con la palma y la corona, símbolos del martirio. Dicha composición se transformó en un verdadero prototipo para las representaciones siguientes relativas a episodios de martirio y en ella se inspiró también Valentin para el Martirio de los Santos Proceso y Martiniano realizado para un altar cercano en San Pedro.