Crucifixión de San Pedro

Crucifixión de San Pedro

Guido Reni
(Bolonia 1575-1642).
Crucifixión de San Pedro, 1604-1605.
Tabla al óleo.
305 x 171 cm
Inv. 40387

La Crucifixión de San Pedro, encargada por el Cardenal Pietro Aldobrandini para San Pablo alle Tre Fontane, marcó el primer éxito romano de Guido Reni, quien la realizó en 1604-1605. Trasladada al Palacio Pontificio del Quirinal (1787, aprox.), fue llevada a París en 1797, y tras ser devuelta, entró a formar parte de la Pinacoteca de Pío VII desde 1819.
Recién llegado a Roma, el artista boloñés fue partidario de las novedades revolucionarias de la pintura de Caravaggio, que desde el comienzo habían influido de manera determinante en la vida artística de la ciudad. Dicha influencia es evidente en la Crucifixión de San Pedro, que se inspira en el mismo tema ya tocado por Caravaggio en el cuadro para la iglesia romana de Santa María del Popolo, aun siendo de menor intensidad la tensión dramática con respecto a ésta.