Incendio de Borgo

Incendio de Borgo

Según el Liber Pontificalis el Incendio de Borgo, que da el nombre a la zona, estalló en el año 847 en el barrio enfrente a la basílica de San Pedro: León IV (pontífice desde 847 hasta 855), al impartir la bendición solemne desde la Logia de las Bendiciones, apagó milagrosamente el fuego, salvando de esta manera a la iglesia y al pueblo.