Departamento de arte del siglo XIX y contemporáneo
Departamento de arte del siglo XIX y contemporáneo

Departamento de arte del siglo XIX y contemporáneo

El Departamento de arte del siglo XIX y contemporáneo de los Museos Vaticanos nace en 1973, al igual que la Colección de Arte Contemporáneo —en aquel entonces Colección de arte religioso moderno—, con el cometido de estudiar, tutelar, valorizar, difundir y acrecer el patrimonio histórico-artístico desde el siglo XIX hasta el presente.

La idea de crear una sección enteramente dedicada al arte contemporáneo dentro del recorrido expositivo de los Museos se remonta al año 1964, cuando el papa Pablo VI, elegido poco antes al Solio pontificio, convoca en la Capilla Sixtina el mundo del arte. El reto es audaz y de altísimo nivel: el pontífice desea restablecer el vínculo —que se había interrumpido— entre la cultura contemporánea y la Iglesia.
Así se da comienzo a la compleja fase de selección y recogida de las obras, que lleva a cabo su Secretario personal, mons. Pasquale Macchi, junto con mons. Giovanni Fallani y mons. Ennio Francia, estableciendo relaciones y contactos con artistas, herederos, galerías, instituciones públicas y privadas.
En casi diez años de trabajo, sin usar ningún recurso de la Santa Sede, se constituye un núcleo de casi 900 obras, inicialmente adquirido como colección privada del pontífice, para documentar no tanto el arte religioso sino más bien la espiritualidad del arte internacional de uno de los períodos más fecundos y complejos de la historia del arte occidental. Sin embargo, el objetivo quizá más ambicioso del Papa Montini fue el de no poner ningún límite —cronológico, geográfico, de fe, religión o raza— a la posibilidad de que la búsqueda de lo sagrado en el arte del presente encontrara un lugar dentro de los Museos, a los cuales esta colección estaba destinada. Así la Colección nunca ha dejado de crecer y hoy cuenta con cerca de 8.400 obras.

El 23 de junio de 1973 la Colección se abre al público y en 1974 se nombra responsable a Mario Ferrazza, quien la dirige hasta el 2000, año en el que le sucede Micol Forti.
Además de las obras en Colección, el Departamento estudia, tutela y valoriza el patrimonio mueble e inmueble desde el siglo XIX hasta hoy, conservado en los ambientes de los Museos (Sala de la Inmaculada, Sala de los Mensajes, Galería de los Candelabros, Brazo Nuevo y Museo Chiaramonti), de los Palacios Apostólicos, de las Basílicas Mayores y de las áreas extraterritoriales.