Self service
El Self service: para todos los gustos y edades

El Self service: para todos los gustos y edades

La solución ideal para una comida informal, con servicio self service y una variada oferta de platos.
En un ambiente amplio y ventilado, se acoge al visitante con la antigua vajilla de napoleónica memoria y una rica propuesta gastronómica que abarca desde los primeros platos de la tradición italiana hasta los clásicos segundos de carne y pescado. Tentador y apetitoso el rincón de frituras, quesos y guarniciones. Corona la oferta una amplia variedad de fruta fresca de temporada, yogures y postres.
Son varios y a buen precio los menús especiales, estudiados expresamente para satisfacer los gustos y las posibilidades económicas del público más variado. Comenzando por los niños —muy bienvenidos en los Museos Vaticanos— que podrán comer alimentos sanos, sencillos y genuinos cómodamente sentados en las tronas a su disposición.
Las propuestas del Self service se elaboran no sólo en base a la edad de los visitantes, sino también a los productos de temporada: el Menú Frío será la solución más adecuada para el verano, compuesto de melón con jamón o ensalada caprese y macedonia, acompañados —a elegir— por un yogur o un postre fresco. En alternativa, el Menú Ensalada, más ligero (mozzarella, atún, pollo o verduras) con pan, yogur o postre. Indefectibles el Menú Pizza, el Menú Hamburguesa, el Menú Perrito Caliente o Bocaditos de Pollo (todos con patatas fritas), el Menú Primer plato o Bis de Primeros (ambos con fruta, postre o yogur para concluir la comida).
Para quienes no son amantes de la pasta, o siguen un régimen dietético, el Self service propone el Menú Segundo con un segundo a elegir, guarnición y fruta (yogur o dulce en alternativa); mientras que el visitante que desee una comida más sustanciosa y una pausa más reparadora puede optar por el Menú Italiano Completo, que incluye primer plato, segundo y, a elegir, fruta, postre o yogur. Todas las tipologías de menú incluyen una botella de agua.

Para planificar mejor la visita y racionalizar el tiempo disponible, los Museos Vaticanos ofrecen al visitante y a su familia la posibilidad de reservar, con antelación y cómodamente desde casa, tanto la entrada a los Museos como el placentero momento de la comida, garantizando que esté disponible* la mesa reservada.
Son dos las propuestas gastronómicas que se pueden reservar sólo con un clic: Menú Italiano Completo y Menú infantil.