La Capilla de Matisse en el Vaticano
La Capilla de Matisse en el Vaticano

La Capilla de Matisse en el Vaticano

22 de junio de 2011
Colección de Arte Contemporáneo, Museos Vaticanos

El pasado 22 de junio se abrió a los visitantes de los Museos Vaticanos la Sala Matisse, exclusivamente dedicada a la única producción de arte sacro del artista francés: la Capilla del Rosario de Vence, ubicada en Provenza.

"Cuando la vidriera esté terminada quiero donar los bocetos preparatorios a un museo: sería una locura que estos esbozos y las vidrieras permaneciesen en el mismo lugar": son las palabras del artista dirigidas a su hijo Pierre que, en 1980, decidió donar las preciosas obras de arte a las Colecciones Pontificias.

Precisamente 60 años después de la inauguración de la Capilla del Rosario, ese generoso gesto ha permitido al prof. Antonio Paolucci, Director de los Museos Vaticanos, y a Micol Forti, responsable de la Colección de Arte Contemporáneo, presentar por primera vez al público, en la llamada sala "marescalcia", el entero proyecto creativo que llevó Henri Matisse a la realización de lo que él consideraba "a pesar de las imperfecciones, mi obra maestra".

La Sala Matisse, ubicada en el núcleo de la sección dedicada al siglo XX, preparada gracias también al asesoramiento de Vittoria Cimino, conservadora de los Museos Vaticanos, presenta al visitante los tres gigantescos cartones a escala 1:1 para las maravillosas vidrieras polícromas del ábside, del coro y de la nave - realizados con la técnica innovadora del "papier découpé" - y el cartón, también de tamaño natural, con el dibujo de la Virgen con el Niño para la cerámica blanca del presbiterio. Junto a estas obras, los visitantes pueden admirar el Crucifijo de bronce para el altar, donado por las monjas dominicas de Vence en 1973, con ocasión de la apertura de la Colección de Arte Contemporáneo encargada por Pablo VI.
Pronto serán expuestas, alternativamente, también las cinco casullas coloreadas, dibujadas por el mismo artista, y la pequeña maqueta de la Flecha que corona la Capilla.

La génesis creativa de la Capilla del Rosario de Vence será también objeto del volumen que Edizioni Musei Vaticani publicará próximamente: "Comme une fleure. Matisse e la Cappella di Vence" (Como una flor. Matisse y la Capilla de Vence), a cargo de Micol Forti.
El volumen está enriquecido con una colección de correspondencia inédita, cuidada por de Claudia Lazzerini, que Matisse mantuvo entre 1949 y 1952 con la monja Agnès de Jésus, superiora general de la Congregación dominica de Foyer Lacordaire, para el cual el artista realizó la capilla. En 1978 la religiosa donó todas las cartas, repletas de dibujos y proyectos sobre la Capilla, a Pablo VI, luego destinadas al Archivo Histórico de los Museos.
La realización de la Sala Matisse ha sido posible gracias a la generosidad de Liana Marabini, Presidenta del capítulo del Principado de Mónaco de los Patrons of the Arts in the Vatican Museums, que ha querido patrocinar el proyecto entero.